Día Internacional de la Traducción

Aunque no nos demos cuenta, la traducción forma parte de nuestras vidas: ese libro que lees cuando vas de camino al trabajo o antes de acostarte o esa película que vas a ver al cine —en versión original o doblada— son ejemplos muy claros de ello. Si no fuera por el trabajo de los traductores, no podrías disfrutar ni de ese libro ni de esa película.

 

Pero dicha profesión no es solo esencial en el campo de la cultura, ya que los traductores también se encargan de que puedas leer las instrucciones de tu tele nueva; de que te enteres de qué va la exposición del museo; de traducir tu historial académico cuando te vas fuera a estudiar; de que el político se entere de lo que se cuece en el Parlamento Europeo; de que el inmigrante pueda comunicarse con el policía en la comisaría…

 

 

Y es que hay muchos tipos de traducción: general, técnica, jurada, literaria, audiovisual, localización, interpretación, transcreación…

 

Por eso resulta muy acertado que se dedique un día a nivel mundial, el 30 de septiembre, a esta profesión tan bonita y tan polifacética, pero, por desgracia, tan poco (re)conocida en muchos sentidos. Así que no hay que subestimar ni la traducción ni a los traductores. Sin ellos, de algún modo u otro, no seríamos quienes somos hoy en día.

 

Gracias, traductores.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0